Wordtober 4: Necrológica

Un terrible chirrido empezó a repicar en la quietud de la mañana, bostezando palmeó la mesilla hasta dar con el origen del incómodo ruido hasta dar con el botón de apagado.

Lentamente abrió los ojos mientras un gemido escapaba de sus labios, cada noche parecía que era más corta que la anterior y se levantaba más cansada, pero si quería terminar la novela a tiempo debía respetar el plan que se había hecho.

Con un suspiro apartó las sábanas incorporándose para dirigirse al baño del que salió minutos más tarde algo más espabilada.

En la cocina encendió la cafetera rellenando el depósito de agua y buscando una de sus cápsulas favoritas, esas con aroma a vainilla.

Después se encaminó hacia la puerta de la entrada mientras la luz de la cafetera parpadeaba con un resplandor rojizo; ahogando un bostezo giró las llaves abriendo después la puerta para recoger el periódico que reposaba sobre el felpudo.

Con pasos cansados se dirigió hacia la cocina dejando el periódico sobre la mesa, para posteriormente apretar el botón de la cafetera dejando salir el preciado liquido oscuro que le daba diariamente su dosis de energía.

Sonriendo para si se sorprendió pensando en escribir algún relato sobre el café, seguro que se le ocurría algo gracioso para el blog.

Inspirando rebuscó en el armario hasta dar con la sacarina líquida añadiendo un chorro al café, tomando la taza se encaminó a la nevera para coger la leche y añadir un poco y que no estuviera tan fuerte. Normalmente se tomaba el cafe solo, pero el primero de la mañana siempre llevaba leche.

Una vez servida se sentó con gesto cansado en la silla abriendo el periódico ante si.

Llevaba media taza de café y medio periódico leído cuando llegó a las necrológicas, normalmente pasaba de esa página pero un nombre en mitad de la hoja la dejó petrificada.

Era imposible pero ahí estaba, su nombre en mitad de una sencilla esquela, intrigada se inclinó sobre el periódico buscando más información cada vez más alarmada, el año de nacimiento era el suyo y el del deceso era el vigente. Tragando saliva leyó lentamente la frase enmarcada en comillas buscando algun tipo de explicación.

Tras unos segundos que parecieron eternos se incorporó camino de su despacho, olvidada la taza en la mesa junto al periódico.

Encendió el ordenador casi antes de sentarse, tamborileando con los dedos la mesa impaciente porque el cacharro terminara de encenderse. ¡Nunca antes le había resultado tan lento!

Cuando las actualizaciones y diversos programas se abrieron finalmente clickó en el navegador para posteriormente teclear con dedos temblorosos su nombre.

Efectivamente los primeros resultados eran conocidos, su blog, noticias sobre sus publicaciones y eventos de publicidad, entrevistas, firma de libros y finalmente un enlace a una pagina desconocida.

Clickó en ella esperando encontrar al fin algo útil que le explicara por qué demonios aparecia su necrológica en el periódico de ese dia; pero la página llevaba a un estracto de uno de sus libros y un resumen de su biografía.

Molesta volvió a la página de inicio donde tecleó tras el nombre la palabra “muerte”, nada cero entradas, probó varias combinaciones sin mayores resultados.

Frustrada se incorporó paseandose por la sala mientras se mordisqueaba las uñas, un hábito que creía haber perdido tiempo atrás.

Soltando una maldición volvió  a la cocina para tomar la taza y el periódico, volviendo al despacho, para dejarlo abierto por las necrológicas mientras sorbía un poco de café.

Pensativa tomó el telefono para teclear un rapido mensaje; sacó una foto de la página, agregando después a todos sus amigos. Obvió a sus padres por no darles un susto, le dió a enviar y esperó una respuesta.

Sonrió al fijarse en la fecha, un poco adelantados para las bromas del día de los inocentes…

Sin pensar mucho más en eso, abrió el archivo en el que estaba trabajando buscando olvidarse del tema y centrarse al fin en su tarea.

Pasada media hora desistió. Había mirado el movil unas cien veces y por más que lo intentaba no conseguía escribir nada, ¿acaso sus amigos eran conscientes de la crueldad de broma que habían hecho?

Resoplando apretó el primer número de los contactos, seguramente Marina sabría algo del tema.

Espero al familiar sonido de los tonos de llamada pero parecía que el teléfono había enmudecido, molesta colgó y comprobó la red. Efectivamente no tenía red.

Soltando improperios dignos de un camionero apagó el movil con la esperanza de reiniciarlo y solucionar el problema, pero cuando metió el numero pin el telefono solto un pitidito extraño y la pantalla se quedo en negro.

Un grito frustrado salió de su boca y antes de poder contenerse lanzó el aparato contra la pared.

Inspirando cada vez más agitada, buscó conectar el Discord para ver si había algún amigo conectado pero nada… ni uno solo de sus amigos estaba conectado, o quizás estaban en modo invisible para seguir con la broma.

Molesta tecleo en el primer chat: ” Muy graciosos de verdad, me parto, pero sois todos unos cabrones, este tipo de bromas no se hace… ¡capullos!”

Cerró el discord molesta apoyandose en el respaldo de la silla, mientras pensaba posibles opciones.

Renegando decidió ir a casa de sus padres, ahora más que nunca necesitaba el consuelo de los abrazos de su madre.

Entró en la habitación como una exhalación abriendo los armarios mientras buscaba que ponerse; una camiseta, los vaqueros cómodos y el sujetador de cuello vuelto como lo llamaba entre bromas su madre. Era horrible pero tan cómodo como si no llevara nada.

Se giró hacia la cama para dejar las cosas antes de ir a la ducha… y se quedó paralizada, apenas fue consciente de que dejaba caer la ropa al suelo.

Allí en la cama estaba su cuerpo aparentemente dormido en un plácido sueño, en su mano izquierda un bote de pastillas vacío.

Un gemido ahogado surgió de su garganta cuando desvió la mirada al gran espejo, allí puedo observar su figura traslúcida, salvo sus pies…

Licencia Creative Commons
Necrológica by Nissa Audun está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: